Es aquel que debe elaborarse mediante la comprobación en detalle de la existencia de cada una de las partidas que componen el balance general.

¿Qué es y cuando utilizar el Estado de Inventario?

¿Qué es el estado de inventario? Según el artículo 28 del decreto 2649 de 1993 “es aquel que debe elaborarse mediante la comprobación en detalle de la existencia de cada una de las partidas que componen el balance general”. Su importancia emerge en el control oportuno de los materiales que son necesarios para ejercer el proceso de producción y así mismo la continuidad de la empresa para competir en el mercado.

El estado de inventario refleja el manejo que se le brinda a los inventarios, analizando la rotación de este y así establecer resultados reales; determina además la cantidad de inventario a manejar y las cantidades a ordenar, este estado financiero de propósito especial, tiene su importancia, toda vez que tenga un alto nivel de detalle de cada una de las cuentas contables, es decir, de manera minuciosa se segregará los activos sociales, las obligaciones donde se especifique cuál es su grado de importancia dentro de la empresa y su prioridad para pago, pudiendo establecer posibles insuficiencias de activos sociales dentro de un proceso de liquidación voluntaria. El mayor propósito del estado de inventario es lograr transferir a los usuarios la información acerca de los bienes, derechos y obligaciones del ente en liquidación, ya que este se realiza principalmente en el momento de la liquidación del patrimonio social, y es autorizado por el Contador público; véase en el artículo 234 del código de comercio.

El informe de inventario facilita el proceso de liquidación, después de realizado el superintendente es la persona que avala el inventario en las empresas a liquidar y ordena la devolución a los liquidadores. En las sociedades por cuotas o partes de interés no es obligatorio la intervención del superintendente.

Por otro lado, para las propiedades horizontales, es obligatorio presentar el estado de inventario, conjuntamente con "el informe anual a la asamblea general de copropietarios, incluyendo el inventario y balance, el balance general, el estado de ingresos y egresos, más conocido como estado de resultados, y la correspondiente ejecución presupuestal” según es indicado en el documento de Orientación profesional: Ejercicio profesional de la Contaduría pública en entidades de propiedades horizontales, 01 de julio de 2008.

Pero con la nueva normatividad (NIIF), las entidades que se encuentren obligadas a llevar contabilidad o las que sin estarlo elaboren los estados financieros, deben aplicar este nuevo marco normativo, para cada uno de los grupos.

Grupo 1 y 2 (Estado de situación financiera, Estado de resultado integral, Estado de cambios en el patrimonio, Estado de flujos de efectivo y Notas a los estados financieros)

Grupo 3 (Estado de situación financiera, Estado de resultado y notas a los estados financieros)

La aplicación de las normas internacionales de información financiera menciona la realización de estados financieros de propósito general y no estados financieros de propósito especial; los últimos mencionados, se construyen para satisfacer necesidades específicas acerca de la información contable, se caracterizan por tener una circulación limitada que detalla el movimiento de ciertas partidas u operaciones, además por adquirir poca evidencia para su elaboración; aun así favorecen notablemente a la obtención de decisiones financieras de manera clara, precisa y oportuna en las entidades.